martes, 3 de febrero de 2015

Análisis de "Forja de la sangre" (Ulrika 02)

-
"Forja de la sangre" (Ulrika 02)


Autor/es: Long, Nathan
Editorial: Timunmas
Colección: Warhammer
Fecha publicación: 15/05/2012
ISBN: 978-84-480-0579-5
Páginas: 416
Cubierta: Rústica
Sinopsis:
Ulrika no duda en desafiar las leyes de las vampiras lahmianas para viajar a Praag, la ciudad asediada por los ejércitos del Caos, en busca de sus viejos amigos y de la gloria. A su llegada se encuentra con una población desolada, aunque desafiante, que ha conseguido expulsar a los invasores. Pero los Poderes Oscuros pueden adoptar muchas formas, y una nueva y más insidiosa amenaza se alza desde el interior de la ciudad: un culto a Slaanesh pretende apoderarse de Praag. Rechazada por sus hermanas lahmianas y condenada por los humanos a los que intenta proteger, Ulrika deberá enfrentarse en solitario al origen de su destructivo destino, mientras hace acopio de toda su astucia y ferocidad para vencer en la lucha contra los malignos designios de los hechiceros y adoradores del Caos.

Comentario personal:
 
Escrita por Nathan Long. Año 2012, Aunque he tardado en aventurarme a leer la segunda parte de las aventuras de esta excepcional vampira sin duda ha sido solo culpa mía, porque la novela no decepciona continuando firmemente la senda marcada por su predecesora.

La sinopsis del libro promete bastante, al menos a aquel que le gusten los vampiros, el Caos y una buena pizca de historia de Warhammer. Todo eso descubriremos mientras pasamos las páginas acompañando a nuestra heroína, que, por muchas dudas que siempre le asalten, puede jactarse de serlo o al menos poner todo lo que está en su mano para convertir su situación en algo a favor de los vivos.

Así pues la línea sigue siendo la misma, el autor nos continúa llevando tras las peripecias de una vampiro que se niega a serlo por completo. Una guerrera que no quiere dejarse llevar por el monstruo que lleva dentro y que, para eso, decide imponerse un objetivo muy claro: ayudar a la Humanidad.

En esta novela, tras la aventura anterior, Ulrika necesita sentirse libre, así que escapa de su "madre en la no muerte" y regresa a su tierra, Kislev, con la firme idea de que sus nuevos "poderes" sirvan para luchar contra la amenaza del Caos. El problema es que sigue siendo una vampiro demasiado reciente, le falta bastante que aprender y su carácter impulsivo no ayuda nada, así que lo pasa muy mal para llegar a Praag, que, según cree sigue bajo asedio del Caos. Pero no, el asedio acabó y los Poderes Ruinosos han sido obligados a retroceder. ¿Qué debe hacer entonces? No pasa mucho tiempo hasta que se da cuenta que en realidad aunque la guerra haya acabado las cosas no están bien, ni de lejos.

La trama en esta ocasión girará en torno a sectas heréticas y, cómo no, al "tropiezo" de Ulrika con sus semejantes (vampiros) quiera o no. Es sorprendente lo torpe que puede llegar a parecer nuestra protagonista cayendo una y otra vez en los mismos problemas y situaciones, lo que, personalmente, a veces me ha llegado a molestar más de lo que esperaba, pero, al fin y al cabo, se explica por su propio carácter; y el autor sabe jugar bien con este último para hacer que la historia fluya.

Sin embargo, debo destacar que el comienzo de la novela me costó un poco de escalar, no por su complejidad sino porque me vi con muy pocas ganas de vivir las peripecias de la vampiro a pesar de lo que se me estaba prometiendo. ¿Culpa mía?, quizá, pero es que comparándolo con la segunda mitad del libro, que sí me pareció lo suficientemente interesante como para leérmelo bastante pronto, peca de simple. No es que no hubiera buenas escenas y, además, se nos ofrecía ahondar en la protagonista como a mí me gusta, pero quizá fuera la forma o la situación. Simplemente no logré engancharme.

La segunda parte, sin embargo, me ha atraído mucho más, una vez expuestas todas las piezas en el tablero y todos los objetivos. Sobre todo por el tema de la secta de Slaanesh que, a pesar de ser poco explotado este dios del Caos en al novela, sí que los suyos dan bastante juego a nivel de acción, lo que, si tenemos en cuenta que Ulrika es una vampira que sabe luchar bien... bueno, os lo podéis imaginar. Además, hay una parte en esta recta final del libro que me ha gustado mucho, pero que no os puedo desvelar, simplemente, a nivel narrativo, logra una serie de impactos visuales que me han encantado.

Por otro lado, está lo que parece perseguir a Ulrika allá por donde va, y es el toparse con vampiros, situaciones que también nos ofrecen unos grandes momentos de acción, además de ahondar en estos seres. Y no solo aparecerá el clan Lahmia, sino también el Von Carstein, pero, más aún, serán vampiros los que llevarán el hilo fundamental de la trama de fondo de toda la trilogía, como descubrimos en esta novela, y que verá su final en el tercer y último libro. Parece que algo va surgir y será poderoso y muy peligroso.

Es una lástima que la tercera novela, hoy por hoy, no vaya a ser traducida al castellano, porque el final de "Forja de Sangre" nos deja la miel en los labios o la sangre en los colmillos, prometiendo grandes cosas para el final de la trilogía.










(Ficha obtenida de la página web oficial de Amazon)

8 comentarios:

  1. Una faena el hecho de que no parezca que vayan a editarse novelas del universo de Warhammer en castellano. Al menos de momento. Leer una trilogía que sé que no puedo acabar (por culpa de mi no perfecto inglés) no me atrae, a pesar de los comentarios tan buenos que pueda tener.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ey!
      Pues coincido contigo, yo en inglés no voy a leer, se me da mal ese idioma y me encantaría que fuera por pura cabezonería pero no, ya me he demostrado más de una vez que simplemente no soy capaz.
      Y aunque no pueda acabarme la trilogía he decidido leer lo que pueda en castellano, así que esta segunda novela la tenía desde hace mucho tiempo a la espera y... le ha tocado. XD
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Lo siento Ulrika, pero me quedo con Gennevieve; no me gustó este personaje desde que se cruzó con Gotrek y Felix, no me hubiera importado que el Matatrolls le hubiera pasado el hacha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Opinamos entonces de manera distinta. No es que no me guste Genevieve, pero su saga tiene poco de Warhammer, y es una pena. Con Ulrika, sin embargo, sí se nota que es Warhammer, y eso es lo que yo busco cuando leo estas novelas.

      Eso sí, creo que Genevieve tiene algo más de carisma que Ulrika, aunque lo achaco a la distancia que hay entre ambas respecto al tiempo que llevan siendo vampiras.

      Gracias por pasar y comentar!

      Un saludo!

      Eliminar
    2. El problema es que las novelas de Genevieve, quitando Uñas de Plata, fueron todas escritas durante la tercera edición de Warhammer (Drachenfels (1989), Genevieve No Muerta (1993) La Bestia de Altdorf (1991)) de ahí que haya ciertas contradicciones con el trasfondo ya que en esa época Warhammer tal y como lo conocemos aún no estaba establecido del todo.

      Eliminar
    3. Hola!

      Pues sí, en eso no he pensado yo demasiado al leer las novelas, pero llevas razón kenia leonardo. No obstante, las aventuras de Genevieve no son las únicas de esa época, y para mí de las novelas traducidas al castellano son las que más se toman "libertades", por decirlo con suavidad.

      Pero, repito, no suelo tener en cuenta lo de los años de publicación, sino el conjunto de novelas.

      ¡Gracias por pasar y comentar!

      Eliminar
  3. Armándome de valor, finalmente me atreví a leer las dos novelas de Ulrika hace unas semanas. En general no están mal, de echo me parecen las mejores que ha escrito Long, y está bastante bien como describe la sociedad de las Lahmia. Sobre la trama de las novelas, están bien pero como apuntas, la primer peca de ser predecible y la segunda tiene un comienzo bastante malo.

    Una cosa que he notado es que Long peca de repetir el mismo tipo de personajes arquetipos y situaciones, solo que con ligeras variaciones. Y esto no solo en las novelas de Ulrika, si no que también lo he llegado a ver en las de Gotrek y Félix como en las de los Corazones Negros.

    Por ejemplo, la líder vampiresa Evegna de Forja de Sangre, es casi exactamente igual que la dama Hermione, de la novela anterior: Ambas son lideres de las Lahmias en sus respectivas ciudades incapaces de soportar que se les lleve la contraria. Están más preocupadas por mantener posición que por hacer las cosas bien, y cuando las cosas empiezan a torcerse creen que la protagonista conspiran contra ellas y se niegan a atender a razones, haciendo la situación aún más complicada. Incluso en ambas novelas se producen un asalto a la guaridas de las Lahmia, con causas y consecuencias bastante similares.

    Por otro lado, sigue sin gustarme lo "descuidado" (por decirlo de una forma suave) que es Long con los detalles y el trasfondo establecido, ya no solo de la obra de King, sino contra el propio trasfondo de Warhammer (la excusa que se sacó de la manga para justificar que ahora Ulrika es una Lamhia en lugar de Von Carstein me pareció una ridiculez sin mucho sentido).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Pues tengo que estar de acuerdo contigo, a pesar de que he dicho por activa y por pasiva que el ambio de autor en Gotrek Y Felix (la primera vez, porque luego, en inglés hubo otro cambio...) le vino bien y que, como también he dicho más d euna vez, Long me parece más interesante por su inclinación a ser más "oscuro", es indudable lo que comentas de su descuido con los detalles y trasfondo.

      El otro tema que señalas, de utilizar un patrón similar para personajes, no me di cuenta real mientras leía, creo que quizá porque pensé que su intención era el reflejar de una manera muy determinada el caracter de las Lahmia, pero oye, pensando un poco creoq ue llevas razón en que canta un poco el tema, y teniendo en cuenta que leí hace tiempo ambas novelas que recuerde similitudes no es positivo.

      Gracias por comentar, es muy interesante leer tus comentarios!

      Eliminar