sábado, 15 de julio de 2017

Gusano de luz negra (Microrrelato)

-
GUSANO DE LUZ NEGRA

Rascó y rascó hasta oradarle el cráneo por dentro. Por aquel hueco estrecho se deslizó con el chirriante sonido de lo dañino. Se paseó por las tiernas córneas hasta desecarlas y tejió dos losas en las comisuras de los labios. Anidó en el pecho, entre la bomba agrietada y los fuelles alterados. Pronto tomó el control del resto y comenzó a dejar vagar su luz por el mundo de su rendido anfitrión. En su miserable cuerpo tenía tatuados los Cuatro Jinetes, una declaración de lo que sería capaz de hacer hasta destruir lo que osase oponerse a sus designios.

viernes, 14 de julio de 2017

Imagen (Microrrelato)

-
El siguiente relato lo escribí a raíz de una propuesta en el foro Abretelibro, la intención era escribir un texto teniendo de referencia la pintura famosa que aquí coloco.

---------------------------------------------------------------------------------------------


-"Instantánea en Biarritz" de Joaquín Sorolla y Bastida-


IMAGEN

Lanzó la chaqueta de su hermano sobre la hierba con cierto fastidio. Luego se sentó sobre ella descuidadamente, no le preocupaba demasiado mancharse el vestido. Una suave ráfaga de viento le removió el flequillo bajo el sombrero y sonrió con desgana. Allá en el hospital de campaña soñaba con volver, recuperar aquellos rincones que tanto le habían alegrado una vida anodina. Preparó la cámara de fotos con mimo, acariciándola mientras inspeccionada si todo estaba bien.

viernes, 7 de julio de 2017

Reflejos (Microrrelato)

-
El siguiente relato lo escribí a raíz de una propuesta en el foro Abretelibro, la intención era escribir un texto teniendo de referencia una imagen. Me temo que no puedo ponerla, pero la describo por encima; en una estación de tren hay una mujer con un paragüas sentada sobre una maleta, detrás suyo hay un portasombreros; está lloviendo.

---------------------------------------------------------------------------------------------

REFLEJOS

El agua de lluvia creaba una miríada de espejos a sus pies. Cada gota transformaba la visión ilusoria que recreaba con su imaginación y la hacía volar a los teatros de París, Nueva York o incluso la ansiada urbe londinense. Podía ver el Cantando bajo la lluvia que la había seducido de niña, pasando por su anhelado Cats, el alegre Mamma Mia o el colorido Rey León. En un arranque se levantó y empezó a cantar abriendo los brazos y girando, como en esas películas americanas donde cada escena tenía su canción perfecta. Sus tacones de charol chapoteaban al son de su melodía mientras su maletón de aspecto bohemio y el portasombreros de su abuela se transformaban en compañeros de baile. A lo lejos el pitido del tren quedó ahogado por un trueno, pero para ella formaron el inicio del primer acto de su nueva vida.