martes, 15 de enero de 2013

Análisis de "Los Hermanos de la Serpiente"

-
"LOS HERMANOS DE LA SERPIENTE"

Autor/es: Abnett, Dan.
Editorial: Timunmas
Colección: Warhammer 40000
Fecha publicación: 06/04/2010
ISBN: 978-84-480-4448-0
Páginas: 343
Cubierta: Rústica con solapas
Sinopsis:

La ciudad de Baal Solock sufre el ataque de una misteriosa raza alienígena. Desesperados, sus habitantes deciden utilizar un antiguo artefacto para lanzar una señal de socorro por primera vez en más de seiscientos años. Pero, contra todo pronóstico, alguien responde a su llamada de auxilio, un único marine espacial enviado para enfrentarse al enemigo contra el que habían fracasado todos los ejércitos de Baal Solock. En la desalentadora oscuridad del futuro lejano, los audaces marines espaciales son los defensores supremos de la Humanidad.

Comentario personal:

Escrita por Dan Abnett. Año 2010. Una novela que he leído en apenas dos días y que sin embargo me ha ofrecido bastantes cosas que me han gustado. En realidad son una serie de relatos, o mejor decir misiones, protagonizada por un astartes y sus compañeros. No me suelen gustar este tipo de cosas, es decir, reunir una serie de historias en una novela, pero después de leer "Héroes de los Marines Espaciales" mi opinión ha cambiado un poco, así que este libro lo he leído sin problemas.



Lo que yo destacaría de la novela es el buen trabajo del autor en moldear un capítulo de Marines Espaciales sólo por medio del texto de la novela, de manera que al cerrar la última página el lector conoce bastantes cosas de unos astartes que antes bien podía no conocer en absoluto. Dejando a parte el que uno conozca o no bien el trasfondo de Warhammer 40000 y, sobretodo, a los astartes o Marines Espaciales, creo que es una muy buena lectura para descubrir las posibilidades de jugar con, o mezclar, cosas de la ciencia ficción y el mundo clásico, pasando por la fantasía al uso.

Reconozco que nunca he aceptado bien que se sobreexplote el mundo clásico (no sólo el grecorromano) en el trasfondo del 40K, y aunque yo mismo me he servido de él para crear cosas propias, pensaba que sería muy difícil que me atrajera una historia, o historias, en el que esta mezcolanza de cifi y mundo clásico me llegara a gustar lo suficiente como para mantenerme interesado. Hablo, claro está, del mundo de Warhammer 40k, y no de otros mundos o historias de cifi, que cuadran bien en esta mezcla.

A lo que voy, me ha sorprendido que la cultura clásica encajara tan bien con los astartes de esta novela, y eso es gracias al autor, al menos en mi opinión. Estamos ante un capítulo de Marines Espaciales, los Serpientes de Hierro, con tradiciones y formas de luchar muy a la antigua, muy a lo griego antiguo, y sin embargo añadiendo elementos que dan bastante juego a ésto último. Por ejemplo, los Serpientes van a la lucha no sólo con sus bolters, rifles de plasma, y demás parafernalia del 40k, sino con escudos y lanzas, pero estas últimas tienen un por qué, es decir, no es que estemos ante hoplitas del futuro sin más; esas lanzas son utilizadas por estos astartes para cazar o dar muerte a enormes serpientes marinas (o dragones marinos... he aquí la fantasía clásica), monstruos que dan nombre al Capítulo, en su mundo natal, Ithaka, y como saben usarlas pues también pueden llevarlas a la batalla.

¿De qué va la novela?, porque la historia no es hablar de los Serpientes de Hierro, sino, como he señalado, que se nos ofrecen una serie de misiones, mediante las cuales iremos viendo lo que señalo del trasfondo de estos astartes. El protagonista es un recién ascendido a astartes llamado Priad. A lo largo de las misiones en las que lo acompañaremos lo iremos viendo crecer como guerrero, y la forma en la que él y sus hermanos de armas se enfrentan a los diferentes enemigos y complicadas situaciones que les salen al paso. Todo ello aderezado con las costumbres, rituales y tradiciones de su Capítulo o Hermandad, como ellos lo llaman. Esas misiones se realizan en una zona o área del universo donde los Serpientes de Hierro han jurado ofrecer su protección: las Estrellas del Arrecife. Y este tema del "protectorado" es también algo que da juego al texto y a la interacción entre los mundos "protegidos" y sus protectores, pues hay que recordar que para un humano normal un astartes es casi como un dios, incluso a veces son como seres de leyenda.

La narración en sí es ágil y sin muchas complejidades, y va ganando intensidad conforme avanzamos en las historias, de tal modo que en mi caso me he sentido con ganas de más misiones una vez acabado el libro. Además, se me ha despertado interés por saber más de este capítulo de Marines Espaciales.

Por todo ello recomiendo la lectura de este libro al que quiera pasar unos entretenidos ratos de lectura de cifi, mundo clásico y Warhammer 40000.

¡Hasta otra!







(imagen y ficha obtenidas de la página web oficial de Timun Mas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario